Alimentos que aumentan la depresión Una sencilla y común imagen de borde

Alimentos que aumentan la depresión

Hay alimentos que nos ayudan a ser más felices pero también existen los que, con sus componentes, contribuyen de manera negativa a nuestro organismo. Seguramente has escuchado la frase “eres lo que comes”, pues no solo eso, también tus expresiones y manera de ser pueden revelar lo que consumes.

Aquí te dejamos 7 alimentos que provocan adicciones, cansancio, depresión y otros males debido a sus saborizantes, conservadores y aditivos, siendo nocivos para nuestra salud.

  • Endulzantes artificiales

Según una investigación publicada en Applied Physiology, Nutrition and Metabolism, los edulcorantes pueden producir una mayor intolerancia a la glucosa sobre todo a las personas que padecen de obesidad. Además, según Rachel Fiske consultora certificada de nutrición en San Francisco, el endulzante frena la producción de hormonas: serotonina y dopamina, trayendo como consecuencia depresión y ansiedad.

  • Alimentos procesados

Si eres amante del chocolate, carnes, postres azucarados, comida pre-cocida congelada o para preparar en microondas, papas fritas o embutidos será mejor que comiences a disminuir su consumo, pues según una publicación en la revista Británica de Psiquiatría la ingesta de alimentos procesados puede producir la aparición de enfermedades cardiovasculares e inflamación.

  • Comida frita

La Universidad Navarra afirma que consumir en exceso este tipo de comidas ricas en grasa saturada, aumentan la producción de moléculas como la citonina, que reduce la producción de seretonina (hormona del bienestar).

Por otro lado, el Public Health Nutrition Journal aseguró que la comida frita puede producir nuestra pérdida de ánimo y entusiasmo. También otros estudios afirman que otra de sus consecuencias es disminución de la capacidad de paciencia.

  • Cereales refinados

Aunque parezca mentira, los carbohidratos pudieran llegar a ser depresivos naturales porque sus componentes alteran la química del cerebro y provoca cansancio, depresión y hasta somnolencia.

  • Lácteos altos en grasa

El consumo de grasas trans y saturadas desarrollan en nuestro organismo sensaciones de depresión. No solo eso, también el abuso de lácteos inflaman los intestinos, debilitan los riñones y hasta pueden reducir nuestra temperatura corporal.

  • Refrescos

Está confirmado que consumir más de un litro de las bebidas gaseosas al día provoca un estado de desánimo que pudiera llevarnos a la depresión. Lo más sorprendente es que si son dietéticas y de sabores aumentan las probabilidades.

  • Alcohol

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas afecta los receptores del sistema nervioso, lo que trae como consecuencia el desarrollo de tristeza, depresión, molestia y hasta frustración.