Cómo balancear tu cerebro en 5 pasos Una sencilla y común imagen de borde

Cómo balancear tu cerebro en 5 pasos

Eli Bravo Escrito por: Eli Bravo | Fecha de publicación: 06 de November de 2017

¿Sientes que las experiencias negativas marcan tus pensamientos con mayor fuerza que las experiencias positivas? Es natural. El cerebro humano está configurado para prestarle mayor atención a los estímulos negativos. Es un asunto de supervivencia. Piensa por un instante en nuestros antepasados hace 20 mil años. En aquel entonces era más importante huir de un depredador que encontrar la playa perfecta. Hoy en día nuestras prioridades han cambiado, pero en buena medida, nuestro cerebro sigue siendo el mismo.

Esta tendencia a fijar y reaccionar ante las experiencias negativas es algo que puedes balancear con una práctica mental consciente. Todo comienza por prestarle mayor atención a las experiencias positivas e internalizarlas. En otras palabras, darles tiempo de que echen raíces en la mente y activen los circuitos del bienestar. ¿Muy come flor? Al contrario, es algo muy aterrizado en la dinámica cerebral y nuestra capacidad de elección.

En días recientes el Dr. Elisha Goldstein, autor de “El Efecto Ahora”, compartía 5 pasos sencillos para contrarrestar las tendencias negativas de la mente. Entendiendo que nuestros pensamientos tienen el mismo impacto emocional que los estímulos que nos llevan a través de los sentidos, Goldstein nos invita a usar los recuerdos y el agradecimiento como una forma de inclinar nuestro cerebro para que se bañe en experiencias positivas.

  1. Este sencillo ejercicio dispone a la mente a capturar momentos de agradecimiento y experiencias positivas. Y como suele suceder con cualquier práctica, con el paso del tiempo se convierte en algo automático. Piensa en algo que hayas recibido el día de ayer o durante la última semana. Puede ser algo físico, quizás una comida, la belleza del sol, una sonrisa, el apoyo de un compañero de trabajo o la ayuda de un extraño. Puede ser algo que normalmente considerarías mundano.
  2. Revisita ese recuerdo como si fuera una película en tu mente, visualizando el lugar donde estás, la gente que te acompaña, y deteniendo la película en el momento en que recibes.
  3. Mientras estás recordando ese momento, sé consciente de lo que estás recibiendo y siente la gratitud. Presta atención a las sensaciones en tu cuerpo y permite que esa sensación crezca tanto como pueda.
  4. En tu mente, visualiza quién o qué te está dando este regalo y exprésale de manera explícita tu gratitud.
  5. Sigue buscando momentos de gratitud a lo largo del dí

Si te fijas bien, cosas buenas pasan todo el tiempo. No importa cuán pequeñas sean, están allí. Si fijas en ellas tu atención por un tiempo y dejas que se asienten en tu mente, le estás regalando a tu cerebro unos estímulos positivos que se transformarán en verdadero bienestar. Ese simple ejercicio le permitirá liberar una buena dosis de endorfinas, o lo que es lo mismo, la hormona del placer.

Saborear las experiencias positivas y almacenarlas para volver a ellas cuando haga falta es como cargarte de buena energía. Precisamente el tipo de energía que deseas llevar en lo más profundo de tu ser.