Canciones para el alma Una sencilla y común imagen de borde

Canciones para el alma

Valentina Marín Escrito por: Valentina Marín | Fecha de publicación: 03 de diciembre de 2018

Las artes y la expresión por medio de ellas son realmente fuentes de alegría e
inspiración. Si nos tomamos un momento podremos recordar y reconocer
canciones, poemas, pinturas, libros etc. Que nos han llenado el alma de una
manera indescriptible. En mi experiencia personal una de estas maravillosas
piezas es la canción de What a wonderful world, interpretada por el reconocido
cantante y saxofonista Louis Armstrong. Quisiera compartir la letra de esta obra de
arte y la reflexión que me ha llevado a tener sobre lo que es diseñar nuestra propia
vida desde el optimismo, el asombro y el amor.
What a wonderful world.
Veo árboles verdes, rosas rojas también
Las veo florecer para ti y para mi
Y pienso para mi mismo que mundo tan maravilloso
Veo cielos azules y nubes blancas
El día brillante y bendito, la noche sagrada y oscura
Y pienso para mi mismo que mundo tan maravilloso
Los colores del arcoíris tan hermoso en el cielo
Presentes también en las personas que pasan por ahí
Veo amigos tomándose de las manos preguntándose cómo están
Realmente están diciendo te amo
Escucho bebes llorando, los veo crecer
Ellos aprenderán mucho más de lo que yo llegaré a saber
Y pienso para mi mismo que mundo tan maravilloso
Si pienso para mi mismo que mundo tan maravilloso
Los invito a escuchar la canción original en el siguiente link:

En un mundo complejo como en el que vivimos hoy en día muchas veces se nos
olvida o pasamos de largo que a pesar de todos los problemas y situaciones
difíciles vivimos en un mundo maravilloso. Necesitamos llevar la atención a lo que
es realmente importante, a vivir la vida conscientemente apreciando los momentos
sutiles de cada día; pues es cuando llevamos el enfoque a lo sencillo, que la vida
adquiere proporciones extraordinarias pues creamos consciencia de que los
milagros y el esplendor están a nuestro alrededor todo el tiempo, y lo único que
debemos hacer es detenernos y reconocerlos.
Cuándo fue la última vez que contemplaste una puesta de sol y dejaste de lado
por unos minutos todo lo demás para llevar toda tu atención a ese momento, a los
colores cambiando, a la energia transformandose, al asombro de ver un día más
que ha llegado a su fin para recibir una nueva noche. Cuándo fue la última vez que

te detuviste admirar la forma de las nubes que pasan desprevenidas por el cielo
azul, cambiando de forma y abriendo paso para la imaginación. Cuándo fue la
última vez que apreciaste los colores de una flor en el camino. Cuándo fue la
última vez dejaste el celular de lado para tener una conversación profunda con un
ser querido. Cuándo fue la última vez que fuiste consciente de que el momento
que estás viviendo no se va a repetir y es un momento preciosos que puedes
aprovechar al máximo para diseñar la vida que SI quieres vivir.
El mundo es predominantemente bueno y suceden cosas increibles a nuestro
alrededor todos los días, solo por hoy te invito a contemples el esplendor a tu
alrededor y explores en tu día activamente todo aquello que hace el mundo sea
maravilloso.