Claves para ser feliz en tiempos de crisis Una sencilla y común imagen de borde

Claves para ser feliz en tiempos de crisis

Ser feliz en tiempos de crisis pareciera una tarea difícil, sobre todo cuando las circunstancias nos afectan de manera directa.

Lo primero que debemos entender es que existen diferentes tipos de crisis: económica, política, social o emocional. Cada una de estas, atentan contra nuestra felicidad. Por tal razón, una de las primeras áreas que debemos trabajar es el locus de control externo: definido como el enfoque que le damos al mundo exterior. Es decir, todo aquello que no podemos manejar ni depende de nosotros: tráfico, clima o cualquier otra eventualidad que ocurra fuera de nuestro interior. Por lo que preocuparnos, prestar atención o permitir que eso nos afecte es algo que debemos cambiar.

Concéntrate en el locus de control interno (todo aquello que sí puedes controlar) y pregúntate: ¿Qué quieres sentir? Felicidad, paz, seguridad, amor, confianza o cualquier otro sentimiento que te provoque y te ayude a drenar el momento que estés viviendo. Luego toma en cuenta la importancia de tu respiración y deshazte de todo aquello que perturbe tu paz.

Algunas claves te ayudarán a cambiar la percepción del mundo y mejorar tu felicidad, sin importar el tipo de crisis que estés enfrentando:

1- Vive un día a la vez

Planificar nuestros días no tiene nada de malo. Sin embargo, aprender a reajustar nuestra agenda cada vez que tengamos la necesidad de flexibilizar nuestro tiempo es algo que complementará nuestra organización. ¡No te afanes por el mañana! Vive al máximo cada día que pase. Aprovecha cada minuto y hora. Valora el tiempo y las personas que están junto a ti. Recuerda que la vida se puede ir en segundos.

2- Conéctate con la naturaleza

Cada elemento natural que nos rodea tiene un porqué y un significado en nuestra vida. La playa, los parques, los bosques o las montañas son escenarios que podemos encontrar. Disfruta de cada lugar y si alguno de los mencionados queda lejos de donde estás, entonces toma en cuenta los árboles, animales u otros elementos de la naturaleza con los que te permitas relajar.

3- Sal de paseo sin gastar 

Especialmente esas crisis que afectan nuestro bolsillo son las que intentan robar nuestro derecho al disfrute. ¡No permitas que eso pase! Puedes salir sin necesidad de gastar un centavo. Planea un día en un parque en donde puedas llevar tu pícnic, lleva un libro con el que puedas distraerte en algún espacio abierto, visita a algún amigo o simplemente sal a caminar y deja que tu imaginación vuele.

4- Comparte con tus familiares y amigos

¡La familia es el mejor equipo que tenemos! No olvides que ellos estarán allí para apoyarte en las buenas y en las malas. Entonces toma un tiempo especial para desahogarte junto a ellos, exprésales cómo te sientes o realiza cualquier actividad que los desconecte por un momento de la cruda realidad. Reúnete con algún familiar o amigo a ver una película, compartir algún juego de mesa, cocinar alguna comida especial, mirar fotos viejas y recordar los momentos más felices.

5- Desarrolla un arte

El arte es la mejor expresión creativa para desarrollar nuestra imaginación. Escribir, pintar, cantar, tocar un instrumento o bailar nos permite no solo drenar el estrés sino aliviar cualquier preocupación causada por la crisis. Intenta buscar alguna expresión con la que te sientas identificado y empieza por dejar plasmado todo lo que sientes allí. Quizás el comienzo no sea tan “perfecto” pero poco a poco irás mejorando los resultados y canalizando más tus emociones.