Cómo el ejercicio mantiene a tu cerebro en forma Una sencilla y común imagen de borde

Cómo el ejercicio mantiene a tu cerebro en forma

Si bien nunca es demasiado tarde para empezar a hacer ejercicio, cuanto antes comiences, mejor, ya que mayor será tu recompensa a largo plazo. Tener un estilo de vida activo es realmente una inversión en tu bienestar, tanto físico como mental.

Evidencia convincentes demuestran que el ejercicio mejora la memoria y la cognición. Por ejemplo, un estudio de 2010 realizado con primates reveló que el ejercicio regular ayudó a los monos a aprenden nuevas tareas el doble de rápido que los monos que no realizaron ejercicios, los investigadores creen que estos resultados podría ser iguales en los humanos.

Cómo el ejercicio protege y mejora el funcionamiento cerebral

Investigaciones anteriores han demostrado que el ejercicio promueve la salud del cerebro mediante la liberación de hormonas como el Factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC) de los músculos, que fomentan el crecimiento de nuevas células cerebrales. Este proceso se conoce como la neurogénesis o neuroplasticidad. Además, la actividad física puede retrasar el envejecimiento del cerebro hasta 10 años.

El centro de memoria del cerebro (hipocampo) es particularmente adaptable y capaz de crear nuevas células durante toda su vida, incluso si se tiene 90 años.

Del mismo modo, un estudio realizado en humanos durante todo un año reveló que los adultos que hacían ejercicio regularmente experimentaron un crecimiento de su centro de memoria cerebral entre 1 a 2 por ciento al año, a diferencia de lo que ocurre normalmente; ya que el hipocampo tiende a encogerse con la edad.

El ejercicio también promueve la salud psicológica y buen humor

Una mejor memoria y cognición no son los únicos beneficios asociados con el movimiento físico. El ejercicio también es reconocido por disipar la depresión, en muchos casos, de manera más eficaz que los antidepresivos. Una de las maneras en que promueve la salud mental es mediante la normalización de la resistencia a la insulina e impulsando la secreción de las hormonas y los neurotransmisores asociados con el control del estado de ánimo, como lo son las endorfinas, serotonina, dopamina, glutamato y GABA.

Otra investigación también ha encontrado una relación clara entre la inactividad y la depresión. Las mujeres que pasaron más de siete horas al día sentadas tenían un 47 por ciento más de riesgo de padecer depresión que aquellas que pasaban cuatro horas o menos por día.

Aquellas mujeres que no realizaron ningún tipo de actividad física tenían un 99% de riesgo de desarrollar depresión que las mujeres que hicieron ejercicio.

La actividad física también impulsa la creatividad. De acuerdo con investigadores de la Universidad de Stanford, caminar a paso ligero puede aumentar la creatividad en hasta un 60%.

Mantener la actividad física

Una vez cumplidos los 60 años, el movimiento físico se hace realmente importante. Mùltiples investigaciones han confirmado que, incluso si se comienza a ejercitar esa edad, las ganancias son innumerable. Realmente nunca es demasiado tarde para empezar. Lo mejor de todo es que no es obligatorio realizar un programa de ejercicios estricto, es suficiente con moverse y evitar sentarse lo menos posible.

En un estudio específico realizado a personas mayores (entre 60 y 80 años), aquellos que fueron más activos físicamente mostraron mayores niveles de oxigenación cerebral y patrones saludables de la actividad cerebral, particularmente en el hipocampo y en la conexión de diferentes regiones del cerebro.

Tales patrones se asocian con la mejora de la función cognitiva. Es importante resaltar que estas personas mayores no eran atletas. Ni siquiera se ejercitan de una manera formal, simplemente se mantienen activos realizando actividades como  caminatas y la jardinería.

Sobre la base de la evidencia, el movimiento, puede de hecho ser una de las claves más importantes para una vida larga y saludable. Los estudios han demostrado que simplemente no se puede contrarrestar los efectos nocivos de no realizar ejercicios por lo menos durante una hora a la semana.

Es por eso que tengas la edad que tengas es recomendable caminar por lo menos 7.000 pasos al día, cada día. Otras formas de acumular puntos es dejando tu auto lo más lejos posible de la entrada; usar las escaleras en lugar del elevador; o realizar una caminata de agradecimiento. Las opciones son infinitas solo necesitas tener voluntad.

Si bien nunca es demasiado tarde para empezar a hacer ejercicio, cuanto antes comiences, mejor, ya que mayor será tu recompensa a largo plazo. Tener un estilo de vida activo es realmente una inversión en tu bienestar, tanto físico como mental.

La ciencia es muy clara en este punto: la pérdida de memoria y deterioro cognitivo realmente depende del estilo de vida. El cerebro tiene la capacidad de regenerarse y crecer a lo largo de toda su vida, el movimiento es una clave importante para todos estos procesos cerebrales se produzcan.