Cultivar un huerto para combatir la depresión Una sencilla y común imagen de borde

Cultivar un huerto para combatir la depresión

Los psicofármacos no son la única manera de resolver la depresión, inclusive muchas veces no es la más recomendable. Actualmente como parte de las alternativas que aportan grandes beneficios para este trastorno de estado anímico es “cultivar un huerto”.

Una propuesta planteada por los médicos ingleses que consiste en preparar la tierra, cultivar cebollas, fresas o tomates. Permitiéndole a los pacientes sembrar y regar las plantas con la intención de eliminar la depresión y sensación de soledad.

Dado a que no todas las personas tienen  la oportunidad de sembrar un huerto en su casa, algunos consultorios médicos han aprovechado terrenos cercanos para transformarlos en lugares abiertos donde sus pacientes cultivan su huerto. Dándoles también la oportunidad de conocerse entre ellos y compartir un momento ameno, fortaleciendo las relaciones interpersonales para un mejor bienestar y calidad de vida.

Cultivar un huerto para combatir la depresión - www.toyfeliz.net

Una motivación extra

Porque no solo es sembrar y regar… Los pacientes pertenecientes a la Lambeth Gp Food Cooperative, una cooperativa del consultorio de Brockwell Park en Reino Unido, les permite cultivar terrenos más extensos, producir alimentos y venderlos a los vecinos, hospitales y entidades públicas. Aumentando y mejorando considerablemente el estado de ánimo de estas personas.

El poder curativo de la tierra

Tener contacto directo con la naturaleza en un ejercicio de cultivar la tierra trae beneficios comprobados. Los investigadores de la Universidad de Bristol han analizado los efectos que causa la bacteria Mycobacterium vaccae, encontrada en la tierra. Después de unos experimentos realizados con ratones, lograron detectar que la aplicación de esa bacteria aumenta los niveles de serotonina en el cerebro, similar al Prozac.

Otro tipo de estudio utilizando la bacteria en personas con quimioterapia permitió mejorar la calidad de vida y aliviar los dolores. Esto llevó a entender que también la tierra tiene un efecto antiinflamatorio y activador del sistema inmunitario.

Además de cultivar un huerto, pasear por el bosque también es una manera de recibir los beneficios de esta bacteria.