El amor de los abuelos nos hace más felices Una sencilla y común imagen de borde

El amor de los abuelos nos hace más felices

Conservar y fortalecer una buena relación con los abuelos es, en definitiva, una satisfacción que llena el corazón de cualquiera. No importa lo que pase, ellos siempre van a estar dispuestos a ayudar, apoyar y entregar de manera desinteresada todo el amor a sus nietos. Ya no tienen la responsabilidad de crianza, así que solo ofrecen su energía y se concentran únicamente en consentir o mimar.

Según un estudio realizado por el Instituto sobre el Envejecimiento ubicado en la Universidad de Boston, los abuelos que tienen una estrecha relación con sus nietos son menos depresivos. Pero eso no es todo, también la investigación indicó que los nietos que reciben amor de sus abuelos tienen un mayor y mejor desempeño en su bienestar psicológico.

Es mejor dar que recibir

A los abuelos les encanta hacer feliz a sus nietos. Su alta disposición en ofrecerles la mejor atención, no les impide cambiar aún cuando hayan crecido. No esperan recibir nada a cambio, por lo que en su mayoría les cuesta aceptar ayuda de sus nietos, ocasionándoles frustración el hecho de no ser ellos quienes ayuden.

La relación con los abuelos permite mantener una vida familiar saludable. Para ellos, sus nietos representan una inyección de vida. Mientras que para sus nietos son un soporte emocional de amor, afecto y satisfacción, además de representar una fuente de sabiduría.

En los años 60, Nugartein y Weinstein clasificaron los tipos de abuelo que tiene la sociedad:

Los autoritarios que mantienen su rigidez, relajados que buscan diversión, subrogados que asumen la responsabilidad de padres, reserva de sabiduría que infunden las raíces familiares y los distantes que permanecen ausentes en la mayoría de los casos.

Aunque no es un prototipo definitivo, en el fondo todos los abuelos tienen un buen corazón porque al nacer un nieto se sienten doblemente padres.

abuelita4