El gozo es nuestra fuente de energía Una sencilla y común imagen de borde

El gozo es nuestra fuente de energía

El gozo representa una profunda alegría que nos hace sentir plenos y llenos de satisfacción. Nos aporta frescura, vitalidad y energía.

Es como ese combustible extra, ese turbo que nos impulsa a avanzar y es posible lograrlo como resultado de una acción que nos genere la felicidad suficiente.

La fuente de gozo no está meramente ligada a las personas. Es decir, aún cuando existen quienes nos hagan vivir momentos felices, no representan una garantía ya que existen niveles de felicidad que manejan las personas, que no son propiamente los mismos.

Si permitimos que nuestro gozo dependa de las personas, entonces estaremos destinados a permanecer en una inestabilidad emocional.

Establece prioridades en tu vida y aprende a decir “no” a todo lo que te impida tener gozo. Muchas veces creemos que mientras más trabajo y actividades tengamos, más complacidos estaremos pero eso no siempre es así. El desarrollar nuestras capacidades estimula nuestra felicidad pero también el descanso forma parte de nuestro bienestar, por lo que es necesario cuidar y limitar los tiempos que invertimos en los amigos, trabajo u otras actividades para lograr un equilibrio razonable.

  • Elimina la codicia o el resentimiento

Es importante que elimines todos los sentimientos negativos que atenten contra tu bienestar. El desear constantemente poseer muchas cosas o tener envidia de lo que los demás tienen definitivamente no te traerá paz y mucho menos felicidad. La codicia enferma a las personas al igual que el resentimiento. Así que guarda tu corazón de sentimientos vacíos y superficiales.

  • Evita llenarte de las fuentes falsas de gozo 

La gente, los lugares y las posesiones entran en estas fuentes falsas, ya que en vez de aportarnos “energía” pudieran llegar a agotarnos si no respetamos el equilibrio. Probablemente hayas obtenido momentos increíbles -y eso no está mal- junto a alguna persona, en algún lugar o cumpliendo algún deseo. Sin embargo, nuestro gozo no puede depender 100% de eso porque entonces viviríamos en una inestabilidad constante. Algunas personas nos hacen sentir más felices pero esas mismas personas no siempre se sienten bien. Algunos lugares nos aportan bienestar pero no siempre están igual a como los hemos visto. Algunos deseos nos aportan satisfacción cuando logramos cumplirlos, pero no todos nos aportan el mismo nivel de satisfacción.

  • Tu personalidad no determina tu gozo

Así es, aunque suene descabellado, nuestra personalidad es influenciada muchas veces por los cambios emocionales que podamos tener. Aún cuando mantengamos nuestra esencia, muchas veces necesitamos de esa motivación para poder alcanzarlo. La clave está en permitir que las cosas que sorprendan y poder estar abierto a experimentar el grado máximo de felicidad con toda la libertad, desprendiéndonos de miedos e inseguridades.

  • Deshazte del materialismo

El deseo materialista nos impide darnos cuenta de los pequeños detalles que nos llenan el alma. Más que cumplir una simple satisfacción superficial, lo que necesitamos es ir más allá de nuestros propios deseos y pretender la satisfacción individual. Cuando buscamos generar felicidad en las otras personas nos sorprenderemos de lo que podremos llegar a sentir. Lograr una llenura que no se obtiene con lo material.