Madurar: el proceso de toda una vida Una sencilla y común imagen de borde

Madurar: el proceso de toda una vida

Se dice que los seres humanos tardamos 2 años en aprender a hablar y toda una vida para aprender a callar, esto se da por la madurez propia. ¿Sabemos qué es la madurez?

La madurez es el proceso mediante el cual el ser humano va adquiriendo actitudes que le ayudan a regular sus comportamientos en determinadas ocasiones. Por ejemplo, un niño pierde a su mamá en una multitud y automáticamente se pone a llorar, pero con la madurez podemos manejar mejor la situación y buscar una solución más allá del llanto.

Entre las cosas que construyen a una persona madura están las experiencias que se van adquiriendo a lo largo de la vida, la capacidad de vivir cada momento, de ser responsables de nosotros mismos y vivir sin ansiedad también contribuyen con el proceso de maduración. Cada ser humano es único y, por ende, sus procesos también son únicos; cada quien madura al ritmo propio, no es sano comparar nuestra vida con los demás, pues cada quien tiene experiencias que le han permitido estar en una posición u otra.

Para madurar debes aceptar quién eres actualmente y quién quieres ser a futuro, trazar una meta y tener la disciplina de lograrlo. La madurez es el camino a la felicidad, cuando somos responsables y adultos es más sencillo estar felices con nuestras decisiones.