No dejemos para mañana lo que podemos dar hoy Una sencilla y común imagen de borde

No dejemos para mañana lo que podemos dar hoy

Valentina Marín Escrito por: Valentina Marín | Fecha de publicación: 10 de agosto de 2018

El Buda decía: “el problema es que pensamos que tenemos tiempo”

Muchas veces dejamos para mañana el amor, la ayuda, la calidez que podemos dar hoy con la seguridad infinita de que mañana llegará. Hoy en día el tiempo es algo que nos aqueja a todos; siempre decimos que el tiempo no nos alcanza, que parece que las horas del día son cada vez menos, que vamos corriendo para algún lado y que estamos llenos de cosas por hacer. Por eso andamos por la vida como si fuera una carrera sin fin, sin saber muy bien hacia dónde nos dirigimos.

El tiempo es lo más valioso que tenemos, y aunque hemos logrado contabilizarlo en segundos, minutos, horas, meses y años, no podemos controlarlo; por más que queramos no podemos regresar el tiempo, paralizar el presente o viajar al futuro. Lo único que realmente existe es el presente; el aquí y el ahora, y es allí donde reside el poder de la vida.

Por esto es importante que nos preguntemos ¿estamos invirtiendo el tiempo en lo que realmente valoramos? Tenemos 24 horas nuevas todos los días y levantarse para presenciar un nuevo día es realmente un milagro, vivimos en tiempo prestado y por ello debemos cuidar nuestra preciosa vida humana en este maravilloso planeta, siendo conscientes de cómo queremos vivirla, de quién queremos ser y de cómo queremos invertir ese día que no se repetirá jamás.

A veces pensamos que estamos sujetos al azar, a la casualidad de los acontecimientos, como una hoja que vuelve hacia donde la lleva el viento. Pero lo que a veces no sabemos es que la vida es lo que nosotros queremos que sea; que tenemos el pincel de nuestra propia obra de arte y que somos árboles con raíces profundas y ramas que pueden tocar el cielo.

Los seres humanos extrañamos y apreciamos a las personas y cosas cuando ya no las tenemos, sin haberlas realmente aprovechado cuando tuvimos la oportunidad. Muchas veces dejamos para el futuro las llamadas, los abrazos, las palabras de afecto y el amor. Muchas veces nos dejamos a nosotros mismos para después. Por eso es importante preguntarnos  cuáles son nuestros propios valores y prioridades, pues eso es en lo que tenemos que enfocar nuestro tiempo y energía. ¿Qué estás haciendo en este momento para agregar valor a tu vida?

Tal vez el verdadero valor se encuentre en los momentos más sencillos del día, tal vez no tengamos que esperar a que pasen una serie determinada de eventos para que podamos tomar la vida como lo que es: un regalo. Tal vez el momento para dar ese abrazo, para dar ese paso, para decir lo que pensamos, para diseñar nuestra vida y ser quien realmente queremos ser es ahora!! Es en el momento presente en el cual nuestras decisiones pueden reflejar la fe y no el temor, la abundancia y no la escasez, el amor y no el odio, pues puede que mañana ya sea demasiado tarde.

El lugar para vivir es aquí y el momento es ahora, y siempre que tengamos una nueva respiración tenemos un nuevo momento para volver a empezar. Es nuestro presente y lo que hacemos con esos preciados y contados segundos lo que nos definen y perfilan nuestro futuro. Crea una obra que te enorgullezca, que refleje tu ser auténtico y tu pasión por la vida.

El momento es ahora.