Tener un hermano nos hace más felices Una sencilla y común imagen de borde

Tener un hermano nos hace más felices

Tener un hermano nos hace más felices porque cuando crecemos junto a uno, tenemos la oportunidad de vivir experiencias maravillosas. Aunque no todo sea risas y diversión, las peleas o diferencias no restan importancia a la figura familiar que ellos representan. Los hermanos, por lo general, son propulsores de protección y cuidado. Además, suelen ser una compañía ideal para jugar o recibir apoyo en un momento difícil.

Siblings Day / Día de los hermanos

El Día Nacional de los hermanos en Estados Unidos, fue promovido por la norteamericana Claudia Evart en 1995 con la finalidad de honrar y celebrar a los hermanos y hermanas. Después de perder a dos de los suyos, en accidentes separados, ella entendió cuán importantes son ellos en la vida de las personas.

Claudia creó la Fundación Día de los hermanos / Siblings Day Fundation (SDF), una organización exenta de impuestos, cuyos objetivos incluyen el establecimiento del Día Nacional de los Hermanos. Claudia ha seleccionado el 10 de abril en honor al cumpleaños de su difunta hermana Lisette.

Algunas razones para celebrar este día

1- ¿Necesitas un consejo?

Los hermanos suelen ser buenos consejeros, sobre todo cuando tienes uno mayor porque generalmente tienen más experiencia o les tocó aprender más pronto que a ti. Ellos pueden escucharte y prestarte no solo su oído sino también su hombro cuando necesites llorar o resolver algún problema.

2- Son una excelente compañía

Aunque no siempre te acompañen para hablar y escuchar, muchas veces también su silencio nos puede aportar la presencia de alguien en un momento determinado. A veces solamente pueden estar viendo televisión o encerrados en el cuarto pero lo importante es que nos hagan saber que podemos recurrir a ellos.

3- Pueden ayudarle a encontrar pareja

Aunque cueste creerlo, muchas veces ellos pudieran ser los que nos ayuden a conseguir esa persona. Quizá hasta sea del mismo círculo social y puedan presentarnos a alguien interesante. Ya sean mayores o más jóvenes que nosotros. Por lo general, no solo pueden ser buenos consejeros en este tema sino también darnos algunos tips que podamos aplicar.

4- Son un motivo para sonreír

Podemos recordar algún momento en donde reímos hasta el cansancio con nuestro hermano o hermana, sin ninguna razón en particular pero simplemente reímos y nos divertimos. Ellos son una excelente razón para ser felices jugando y riendo. No solamente cuando compartimos en nuestra infancia sino también de adultos podemos seguir creando esos momentos.

5- Excelentes cómplices

Si nos dedicamos a fortalecer nuestros lazos familiares, podremos tener al mejor cómplice de nuestras vidas. Esa persona que ayude, apoye y participe en desarrollar esas ideas locas que terminan convirtiéndose en grandes éxitos. La gran diferencia con los demás es que el apoyo que nos brindan los hermanos es hasta el final, pues siempre estarán ligados a nosotros pase lo que pase.