¿Cómo calmar la mente? Una sencilla y común imagen de borde

¿Cómo calmar la mente?

¿Cómo calmar la mente? Cuando hablamos nuestra vida en vez de vivirla, estamos listos para el siguiente paso: una práctica simple pero que exige pequeños esfuerzos constantes. La mente no siempre está preparada para accionar de manera fuerte. Por eso, las microprácticas son técnicas ligeras que pueden convertirse en un juego estimulante y placentero:

1- Relájate en los primeros minutos del día

Empezamos en cuanto abrimos los ojos. En la cama, en esos primeros segundos de lucidez, nos sumergimos y tomamos conciencia de la respiración, del vientre, del resto del cuerpo. Al cabo de medio minuto, relajamos la atención. Nos levantamos, intentamos sentir el movimiento y volvemos a relajarnos. Pasando por las habitaciones, tomamos conciencia de los pasos que damos en el suelo. Pregúntate: ¿Qué sientes?

2- Disfruta de una buena ducha

Simplemente, tenemos que apreciar el placer de recibir el agua sobre el cuerpo, y meternos por completo en la sensación de las gotas que se deslizan sobre nuestra piel.

3- Desayuna con toda la calma posible

Sé consciente cuando entras a la cocina, abres un paquete de té o de café y respiras el aroma que desprende durante algunos segundos. Un poco después, pruebas unos cereales. Un solo bocado dado con plena conciencia, y luego relajamos la atención.

4- Vístete y siente cada sensanción

¿Cuál es la sensación de la ropa que nos ponemos? ¿En qué se ha modificado nuestra percepción del espacio? Cuando salimos de casa, ya hemos tenido una docena de instantes de presencia que han modificado nuestro humor. No nos hemos inquietado por las horas que venían ni nos preocupamos por el trabajo. Hemos estado ahí, presentes en la vida. El cielo nos espera, deja que nos comunique durante varios segundos cómo es su azul, las nubes y las estrellas dejadas.

5- Entra al trabajo sin prisas

¿Cuál es nuestra comunicación con la primera puerta que empujamos? ¿Podemos abrirla y cerrarla con delicadeza y presencia? La primera cara que encontramos, ¿podemos mirarla verdaderamente durante unos segundos? ¿Cuál es el sonido de nuestra voz? ¿Somos conscientes del desplazamiento de nuestro cuerpo en el espacio?