Curarse en contacto con la naturaleza Una sencilla y común imagen de borde

Curarse en contacto con la naturaleza

Los seres humanos somos parte de la naturaleza es por eso que sus sonidos, olores y sensaciones no solo son agradable sino que también apaciguan algunos malestares sobresaltando el bienestar y la alegría.

Amar la naturaleza forma parte del amarse a uno mismo. La naturaleza es tan beneficiosa para nosotros que inclusive la medicina ha estudiado y comprobado que el contacto con la naturaleza ayuda a recuperar la salud, este fenómeno recibe el nombre de biofília. La biofília está estrechamente relacionada con la medicina naturista. Este campo se ha encargado de demostrar, por ejemplo, la importancia de los bosques como terapia o de introducir el clima natural en el clima urbano.

Los parques, jardines, bosques que se encuentran dentro de la ciudad cumplen un papel fundamental en equilibrar el ecosistema y llenar de energía y oxígeno la ciudad a la vez que limpia el ambiente de gases tóxicos que comprometen nuestra calidad de vida. Según el principio fundamental de la antigua medicina griega, “la naturaleza es el médico de todas las enfermedades”.

Tener presente a la naturaleza bajo techo

Las plantas, jardines y jardineras dentro de casa introducen a nuestro hogar parte de esas propiedades positivas que purifican nuestra casa y oficina. Inclusive las plantas en nuestro puesto de trabajo no solo purifican el aire sino que absorbe las ondas electromagnéticas de las pc y permiten que descansemos nuestra vista. Observar el verdor de las hojas evita un futuro dolor de cabeza.

Salud, energía y belleza es lo que busca transmitir el diseño biofílico de las casas, que aúna alta tecnología y alta naturaleza, fomentando el ahorro energético, el uso de materiales inocuos y una mayor conexión con el entorno.

El alejamiento de la naturaleza nos enferma. Vivir en estrecha relación con ella nos permite desarrollarnos con verdadero bienestar. En su ausencia aumentan el estrés, la ansiedad, la falta de relaciones significativas con los demás y con el mundo.

Conectarse o reconectarse con la naturaleza favorece la salud y las oportunidades profesionales, y actúa como lazo de unión para las familias y las comunidades: ayuda a sentirse completamente vivo.