El poder sanador de los gatos Una sencilla y común imagen de borde

El poder sanador de los gatos

Escrito por: | Fecha de publicación: 14 de September de 2016

Los gatos son cuadrúpedos con cualidades evidentes. Es un animal independiente, resistente, ágil, rápido y hábil que ha estado envuelto en un halo de misterio esotérico a lo largo de la historia.

En el Antiguo Egipto, los gatos eran venerados y considerados Dioses protectores de la familia, aunque más tarde, en la época medieval, hayan sido considerados maléficos y fieles compañeros de la brujas, ganándose la fama de dar mala suerte al individuo que se topase con un gato negro en el camino.

Los gatos tienen la maravillosa facultad de percibir la baja circulación de energía Chi vital dentro del espacio en que habitan. Durante el tiempo que el gato pasa despierto dentro de la casa, él va “limpiando” las energías intrusas o negativas que circundan y luego cuando duerme, filtra y transforma esa energía.

Si hablamos del trabajo energético que realizan sobre los humanos, los gatos son transformadores de energía por lo que ayudan en la curación del cuerpo, estos desempeñan un papel semejante al de los cristales de cuarzo. Los gatos tienen la capacidad de descargar de vibraciones negativas a la persona que le acaricie su lomo.

Si su gato se empeña de repente en dormir en una determinada parte de su cuerpo, seguramente ahí usted necesita sanación o refuerzo energético. Los gatos tienen la capacidad de percibir qué chakra o área del cuerpo está energéticamente débil. De igual manera tienen la capacidad de percibir la presencia de tumores, nódulos, cáncer y problemas de salud alojados en alguna área específica del cuerpo.

Generalmente a los gatos no les gusta recibir la energía curativa de los humanos a menos que estén enfermos. De hecho cuando se intenta hacer sanación con ellos, tan pronto como pongamos las manos encima (aunque sea en la distancia) se alejarán.

La ciencia ha descubierto los poderes curativos de los gatos pero solamente los felinos domésticos tiene la capacidad de sanar. Hay muchas teorías acerca de por qué los gatos ronronean, hasta ahora algunos investigadores afirmaban que simplemente liberaban endorfinas, otros intuían que el ronroneo es una vibración curativa que ayuda a apoyar la salud de los propios gatos, pero no se había obtenido pruebas de ello. Recientemente se han realizado estudios científicos y los resultados han revelado información acerca de la vibración curativa del ronroneo del gato.

El Dr. Clinton Rubin y su equipo hicieron un descubrimiento fantástico. La exposición a frecuencias de entre 20 a 50 Hz crea un aumento de la densidad ósea. Hay que tener en cuenta que el ronroneo de los gatos se produce de 25 a 50 Hz, e incluso se puede extender hasta los 140 Hz. De 25 a 50 hercios, la fuerza ósea y la velocidad de curación de las fracturas se estimulan en un 20%. Es decir, las mejores frecuencias para el crecimiento óseo.

Las vibraciones entre 20-140 Hz son terapéuticas para:

  • La cicatrización de crecimiento del hueso.
  • Las fracturas.
  • El alivio del dolor.
  • La reducción de la inflamación.
  • La cicatrización de las heridas.
  • El crecimiento muscular.
  • Problemas en la movilidad de las articulaciones, así como también en los tendones.
  • Alivio de la disnea (falta de aire).

 

Además de aliviar molestias como el dolor de estómago y los síntomas de la ansiedad, también ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. Queda así demostrado que el ronroneo del gato es un mecanismo de curación que aumenta la fuerza y disminuye el tiempo de curación. Esta vibración no solo acelera el proceso de curación en los gatos, sino también en otros animales. Y ahora queda demostrada que es válida también en humanos.

Así que la próxima vez que piense que un gato le puede traer mala suerte un martes 13, piénselo dos veces, porque quizás sea usted quien trae las energías bajas y sea nuestro amigo felino el que le quite la mala suerte.