Evita el mal humor. Vive feliz Una sencilla y común imagen de borde

Evita el mal humor. Vive feliz

Despertarse de mal humor es la peor forma de empezar el día, y estar siempre de mal humor trae consecuencias sobre tu cuerpo y tu mente que debes evitar.
El mal humor puede deberse a diferentes causas y normalmente viene  acompañado de síntomas como la ansiedad, el estrés, la depresión y el miedo.El mal humor es una verdadera tragedia para aquel que lo sufre de forma constante y para las personas que están a su alrededor.

Por tal motivo, ante un repentino mal humor, lo mejor que puedes hacer es indagar sus causas para eliminar los motivos que lo provocan y controlarlo.

Pero además, el mal humor te impide relajarte, disfrutar y reírte de ti mismo y de todas las cosas buenas que tiene la vida. La carcajada es una gran medicina para el espíritu, por el contrario, la rigidez de la falta de humor te hace permanecer encerrado en ti mismo y en tu vanidad.

En más de una ocasión, ante la falta de humor es posible hacer daño a los demás. Empezando por este punto es donde muchas personas pueden encontrar la motivación para cambiar. Y es que, a veces, se daña a personas a las que no se quería herir por nada del mundo. El sentido del humor es aplicable incluso al ámbito laboral y eso no quita un ápice de profesionalidad ni de rigor en la oficina. Al revés, una sonrisa produce una energía positiva alrededor que aporta felicidad a los demás.

Más allá de que no es bueno enojarse con alguien ni con uno mismo, este sentimiento acarrea muchos problemas a nuestro cuerpo. Hay una gran relación entre nuestras sensaciones y cómo el organismo responde a él.

La ira  y el miedo son las dos emociones que peor hacen a nuestro cuerpo,corazón y mente. Se dice que ambas son las causantes de la mayoría de los males, incluyendo las enfermedades

Vivir feliz es la mejor manera para evitar los dolores y las enfermedades. Tomar las cosas con calma y no dar lugar a la ira tiene mucho que ver en tu salud. No se trata únicamente de una buena actitud o la buena educación, sino que evitar el enojo puede ser la mejor medicina para tu cuerpo. Cuando te enojas, los músculos y articulaciones se tensan, la sangre circula a menor velocidad, se altera el equilibrio en los sistemas nervioso, hormonal y cardiovascular; la presión arterial aumenta, al igual que la frecuencia cardíaca; se altera la actividad cerebral  y la bilis es producida en exceso.
El tráfico, las obligaciones, las deudas, la convivencia, el trabajo, y los problemas personales no deberían ser motivo para enojarnos. La clave, es el autocontrol. Si bien parece más sencillo decirlo que hacerlo, se pueden ir modificando los hábitos de a poco. Es importante tomarse varios minutos al día para reprogramar la mente haciendo meditación, yoga , ejercicios de respiración o simplemente, con una taza de té y un buen libro. Lo importante es que encuentres el momento y el método que te relaje.
Mírate en el espejo y sonríete.  A nadie le  gusta de la gente malhumorada, comienza por gustarte a ti mismo y descubrirás el secreto de la felicidad que encierras en tu interior.

Fuente:

crecimiento-personal.innatia.com