Haz que la felicidad reine en estas Navidades Una sencilla y común imagen de borde

Haz que la felicidad reine en estas Navidades

La navidad es una fiesta maravillosa donde tenemos la oportunidad de compartir con nuestros seres queridos y ser felices.

Sin embargo hay una serie de rasgos propios del mundo moderno que provocan estrés y tensiones. Por ello es necesario saber controlar estas situaciones y recordar que la navidad es una ocasión para celebrar la vida, recordar tradiciones, descansar y llenarnos de mucha felicidad y esperanza.

¿Qué nos desvía de una feliz navidad?

  1. Por algún extraño motivo nos han inculcado que mientras más regalos recibamos, más felices serán nuestras navidades, nosotros sabemos que no es así. Es cierto que regalar nos hace felices, sin embargo ayudar a los demás es igualmente placentero.

Antes de gastar dinero, tiempo y esfuerzo en comprar por comprar, detente a pensar en la forma en la que podrías colaborar con ellos bien sea invertir tiempo en ellos, compartir, o ayudarlos en alguna dificultad o proyecto. De esta manera no solo tú te sentirás feliz de haber regalado tu ayuda sino que la persona a quien ayudaste estará feliz también.

  1. Las relaciones sociales pueden ser una gran fuente de satisfacción, pero también una potente causa de estrés. La mejor manera de manejar esto es cuidando cada una de nuestras palabras evitando los malos entendidos. Si sabemos que un determinado contexto nos generará angustia es mejor evitarlo y poner nuestra salud y felicidad antes que el cumplimiento de una obligación.
  2. Casi siempre centramos la atención más en los que no están que en los que sí se hallan presentes. Bien sea por la distancia o por causas de la vida, siempre faltan personas alrededor de la mesa de navidad. Sin embargo, siempre hay seres dispuestos a compartir con nosotros y ofrecernos su felicidad. Concéntrate en estos últimos y recuerda a los que no están con cariño.
  3. Como la navidad es una época muy especial en todo sentido tendemos a cambiar nuestros hábitos bien sea del sueño y alimenticios lo que nos puede causar un desequilibrio emocional. Por ello es importante preparar nuestro cuerpo para las fiestas y así poder disfrutarlas sin ningún tipo de culpa y con toda la felicidad que lo amerita.

Durante las vacaciones de Navidad, respira, corre, medita, para regular el estrés acumulado del trabajo y la tensión que pueden surgir en estas fechas. Date la oportunidad de ser como los niños y emocionarte por la magia de la Navidad. Sorpréndete de los hermosos detalles en las decoraciones, la comida especial, las películas y las canciones navideñas. ¡Navidad es tiempo de felicidad!