Llevar una vida saludable te hace feliz Una sencilla y común imagen de borde

Llevar una vida saludable te hace feliz

Una vida saludable, ¿qué es?, ¿de qué se trata? Puede ser muchas cosas porque la única verdad absoluta es que no existe una única manera de vivir un estilo de vida saludable, pero te contamos aquí a qué nos referimos y qué necesitas para ser feliz.

Para resumir todo en una frase se trata de vivir a plenitud  y con consciencia, poniendo la cabeza en cada cosa y disfrutando en cada momento de los pequeños detalles de tu rutina diaria; pero quizás muchos se dirán a sí mismos que ya lo hacen o querrán saber cómo empezar o a qué detalles nos referimos. La clave está en el orden, en el ser previsivo y atendernos a nosotros mismos primero como si fuésemos nuestras propias madres para luego poder dar a los demás todo el potencial que tenemos por dentro; recuerda, si no te tienes a ti mismo no puedes darte…

¿Cómo me tengo a mí mismo? ¿Cómo comenzar a tener una vida saludable y en equilibrio?

Aunque quizás creas que cuidarte es superficial (cuidar tu cuerpo), ese es realmente el primer paso. Somos un alma dentro de un cuerpo, y si no cuidamos este vehículo o medio que tenemos para que nuestra alma y mente logren sus cometidos, no podremos alcanzar las cosas que deseamos… Quizás ahora no lo ves así si eres muy joven, pero los pequeños detalles hacen mella en el cuerpo si somete al mismo a estímulos negativos por demasiado tiempo.

Una alimentación saludable es la clave

Seguramente habrás escuchado eso de que somos lo que comemos infinidad de veces, pero por más que suene a cliché es una realidad… Nuestro cuerpo nos permite realizar muchas cosas, entre ellas pensar y decidir, pero si no desayunamos adecuadamente, por poner un ejemplo simple, sino que solo tomamos una tostada y un café, nuestro organismo dirige toda su energía en las primeras horas del día para obtener de nuestro cuerpo todos los nutrientes que no está recibiendo de la alimentación. Sí, como lo oyes, si no desayunas el cuerpo no puede dedicarse a hacer trabajar el cerebro para pensar y tomar decisiones adecuadas porque está intentando proveerse energía para todos sus procesos internos; y si esto pasa notarás, o habrás notado, que estás más propenso a estar reactivo o de mal humor, tenso, o incluso sin energía aunque quieras decirte lo contrario, porque según tú “a primera hora de la mañana no te pasa la comida”… Craso error. Acostumbra a tu cuerpo, él es una máquina perfecta, no la dañes y estropees con malos usos, ten en cuenta que la mente manda y el cuerpo obedece, todo se trata de una relación perfecta.

Pero sigue leyendo, porque la cosa no se queda ahí, más allá de simplemente consumir cualquier alimento para satisfacer el hambre, debes pensar en macronutrientes y micronutrientes, en vitaminas y minerales, en alimentos que le aporten a tu cuerpo la mejor energía para hacerte sentir mejor a largo y continuado plazo, y no solo por una hora o dos después de haber consumido cosas que quizás no son los más nutritivas. Debemos consumir los alimentos adecuados dentro los grupos alimenticios que nos enseñaron cuando éramos niños, esos que dibujaban dentro de una pequeña pirámide nutricional; este tipo de alimentación balanceada es lo que te permitirá mantener tu vehículo corporal en su mejor forma. Piensa en algo, si te sirve esta metáfora, ¿no sueles ponerle a tu carro o vehículo  la gasolina de mejor calidad para que te lleve a todas partes?, entonces, ¿por qué no hacerlo con tu cuerpo? Dale la gasolina de mejor calidad con una alimentación adecuada, y recuerda que se ha demostrado que algunos alimentos te hacen feliz (poner hipervínculo).

El segundo paso: el ejercicio

Sí, sí, sí, ¡vamos a movernos!, cero flojera. Llevar una alimentación saludable es vital, balancear los alimentos y contar con tus requerimientos diarios le dará al cuerpo una sensación de bienestar que le permitirá  a tu mente un trabajo más adecuado de; sin embargo, no todo se queda ahí, aún hay más.

Hacer ejercicios es genial. Tu cuerpo ha sido diseñado para moverse y para mantenerse activo, y por más que la sociedad te lo venda como un cliché, no lo es, movernos nos hace felices y saludables porque ponemos a trabajar cada músculo y cada parte de nosotros mismos…Siguiendo con el ejemplo del coche, piensa que si tienes el tuyo estacionado siempre y no lo mueves a ningún lado pronto comenzará a atrofiarse y no podrás usarlo cuando lo necesite, comenzará a oxidarse y tendrás que, posteriormente, poner mucho más esfuerzo para que pueda andar, que el que hubieses tenido que poner si lo hubieses mantenido constantemente…Así funciona tu cuerpo; no lo veas como una manera de estar delgado o guapo, hazlo por los beneficios que le traerá la actividad física a tu pequeña máquina personal a largo plazo, pues se ha demostrado en diferentes estudios que el hacer ejercicios es muy beneficioso para llegar de buena manera a tus años maduros, y que mantiene a tu cuerpo en sus mejores valores médicos.

Por otro lado, si aún no crees que es necesario preocuparse por el bienestar  y lo saludable a largo plazo, seguro te interesará saber que al hacer ejercicios, o cualquier tipo de actividad que implique poner tu cuerpo en movimiento por al menos 30 minutos, incluyendo desde pesas o running, o llegando incluso a yoga, zumba o baile, también estás liberando endorfinas, que no son más que pequeñas sustancias que circulan en tu torrente sanguíneo y que te hacen sentir feliz y en armonía.

Finalmente, al dedicarte a las pequeñas cosas como la comida y el ejercicio, organizarte con tus rutinas, ser previsivo a la hora de preparar tus comidas para la semana, y darle a tu cuerpo lo que necesita, notarás como tienes un subidón de energía, y como empiezas a darle valor a esas pequeñas cosas que te dan felicidad en tu día a día, se crea un estado de bienestar sostenible a largo plazo porque ya no se trata de “hacer dieta” y “hacer ejercicios para estar delgado”, sino de mantener un estilo de vida beneficioso para ti y para los tuyos y que te permita desarrollar tus otras capacidades al máximo porque tienes tus herramientas (cuerpo en este caso) en el mejor estado posible para ser usadas…

¡Inténtalo!, y recuerda, ser feliz es un estado que tú mismo debes trabajar, porque nada cae del cielo si no se trabaja en ello; ¡llevemos una vida más saludable!

 

Por 

Andrea Torres González

@Estilo_Kairós