Los presentes en el presente Una sencilla y común imagen de borde

Los presentes en el presente

Gordana Biernat Escrito por: Gordana Biernat | Fecha de publicación: 15 de July de 2016

Somos los creadores de tiempo y espacio. Literalmente, los pensamos en la existencia, ya que sin un observador no puede haber pasado, ni presente y ni futuro.

¿Donde se almacena el pasado y de dónde viene el futuro? Dado que el pasado sólo existe en nuestra memoria y el futuro se crea en nuestra imaginación, la respuesta debe ser; en nuestra mente.

Tenemos la tendencia, en nuestra mente de percibir el presente como consecuencia del pasado, debido a la continua ilusión en las experiencia de nuestra realidad. Pensamos que el pasado es inmutable como si estuviera “escrito en piedra” y que el futuro es impredecible y etéreo, totalmente fuera de nuestro control. Por lo tanto viviremos el presente sintiendo culpa por el pasado y angustia por el futuro.

Si lo piensas, realmente no importa lo que hiciste en el pasado o lo que vas a hacer en el futuro. Todo lo que realmente importa es lo que estás haciendo en el AHORA. Cada “momento del ahora”  es una oportunidad para cambiar no sólo el futuro, sino también el pasado.

Quizás no seas consciente de ello, pero puedes utilizar tus recuerdos del pasado como una herramienta eficaz para reajustar tu presente. Al cambiar la información almacenada en tu memoria puedes alterar la percepción de ti mismo en el futuro.

Déjame darte un ejemplo.

Hace mucho tiempo en uno de mis remotos recuerdos, vivía una niña. Insignificante para su padre y no deseada por su madre, esta niña permanecía consciente en silencio sobre su condición de forastera. Un día, cuando sólo tenía cuatro años de edad, la familia decidió que se irían de paseo a visitar una cueva cercana. La niña estaba emocionada por ir, pero antes de salir su madre decidió que “no había suficiente espacio para la niña en el coche”, y que “debía quedarse en casa” con su tía.

“Soy muy pequeña”, pensó la niña para sí misma. “Debe haber espacio suficiente para mí   … En algún lugar …”

Cuando su familia se fue, se sentó a un lado de la carretera con su tía y decidió en ese mismo momento, ¡que iba a ver la cueva de todos modos! Por lo tanto, ella comenzó a poner piedras una arriba de la otra, formándolas en un pequeño molde hueco. Cuando terminó, se volvió hacia su tía y dijo; “¡Bienvenida a mi cueva!”

Para otros, esto puede parecer como un incidente insignificante, pero para mí era un patrón decisivo de mi infancia. Era una memoria incómoda y triste, que me recordaba el ser dejada a un lado por mi madre, y esto iba más allá porque definía mi presente como una niña no deseada. Pero cuando tomé la decisión en el presente para recordar esa memoria desde un ángulo diferente, como un espectador maduro, lo que vi no era una niña no deseada y triste, sino un alma fuerte y decidida. El “presente” en el presente para mí fue que esta chica creativa e inteligente es lo que realmente soy y siempre he sido.

Cada recuerdo tiene un sentimiento atado a el. Al cambiar la perspectiva desde la que experimentas tus recuerdos, recibes un recuerdo un poco diferente, pero igualmente cierto que puede ser beneficioso para la construcción de tu futuro.

Mira a tu memoria desde una perspectiva diferente y transforma tus sentimientos – el presente cambia el pasado. Con la información recuperada y actualizada de tus memorias “viejas” te puedes recrear a ti mismo en el “YO” que prefieras estar y puedes cambiar a una realidad que tu mismo elijas.

Contempla esto: El pasado se vuelve a crear en el presente cada vez que vuelves a visitar un recuerdo.

Tú le das significado a tu pasado y tus recuerdos. Ellos son tuyos para jugar y explorar. Dado que el presente NO es el resultado del pasado, puedes decidir libremente lo que es beneficioso para ti en tus recuerdos y lo que no lo es. Encuentra las cosas buenas, guárdalas y deja de lado el resto.

Cada nuevo momento del ahora está lleno de oportunidades y posibilidades para recrearte a ti mismo. Quédate en el presente, ya que es el único momento en el que algo viejo o nuevo puede ser recreado.

Todo lo que tiene que hacer es ver los “regalos” en el presente.