Mejora tu digestión, mejora tu vida Una sencilla y común imagen de borde

Mejora tu digestión, mejora tu vida

Luana Hervier Escrito por: Luana Hervier | Fecha de publicación: 05 de May de 2016

Comer y por lo tanto digerir, es algo que hacemos por lo menos 3 veces al dia y TODOS los días. Pero, ¿sabemos que nos afecta? ¿Sabemos qué hábitos pueden estar dificultando la digestión y asimilación de lo que comemos?.  Sin duda cuando nos sentimos livianos tenemos mayor voluntad, humor y energía para realizar nuestras tareas cotidianas a diferencia de cuando nos sentimos pesados, cansados y letárgicos.

Hay quienes comen poco y viven sintiéndose pesados, hay quienes comen mucho y tienen vitalidad, y tú , ¿dónde estás?.
¿Te das cuenta que alimentos, situaciones o emociones hacen que te sea más difícil digerir?
¿Notaste que algún alimento hizo brotar alguna alergia o que te hace sentir como una bolsa de papas?
¿Te inflas como un globo con algún alimento o con la mezcla de algunos?
Estas son todas preguntas para hacerte, y reflexionándolas te allanará el camino para sentirte cada vez más liviano y vital. La idea es auto gestionar nuestra salud. De nada sirve comer cualquier cosa y después tomar una pastilla mágica que calle lo que el cuerpo nos está avisando para mantener su balance natural; mejor darnos cuenta, prevenir y conocernos cada vez más.

A demás de la combinación de los alimentos, los horarios y el tipo de persona que eres- cada uno es un ser individual  por lo tanto, considero que no tenemos que ser todos iguales ni comer lo mismo- hay 3 hábitos que pueden mejorar tu digestión y por lo tanto, tu calidad de vida:

1- Evita comer enojado o estresado: respira profundo, espera que pase la ola emocional y luego come. Nunca te pasó de sentir que la comida no “te baja” cuando te sientes estresado, o que no quieres comer nada cuando estas triste?. Recuerda que somos un todo y es importante sentarse frente al plato honrándolo y honrándonos en paz.

2- Mastica: la digestión comienza en la boca donde los alimentos se mastican y se mezclan con la saliva que contiene enzimas que inician el proceso químico de la digestión, formándose el bolo alimenticio para continuar su viaje. Cuando comas te invito a probar lo siguiente: no ponerte en la boca más comida al menos que hayas terminado de masticar por completo el bocado anterior. Terminarás comiendo menos, mejor y reducirás tu ansiedad.

3- Realiza torsiones de yoga a diario: esto te ayudará a estimular la musculatura del sistema digestivo para que la comida siga pasando, digiriéndose y asimilando. Según la gastroenteróloga Dra. Sabine Hazan Steinberg, “ las torciones suaves en yoga aumentan el flujo sanguíneo en los órganos digestivos”. Ojo! Realizar torsiones con el estómago vacío. En ayunas es lo mejor.

Pronto compartiré un artículo sobre combinación de alimentos para que sigan livianitos y vitales!!

 

Luana Hervier