¿Podemos aprender a ser felices? Una sencilla y común imagen de borde

¿Podemos aprender a ser felices?

Elizabeth Quizena Escrito por: Elizabeth Quizena | Fecha de publicación: 09 de November de 2015

¿Es la felicidad algo que podemos desarrollar así como desarrollamos nuestros músculos o nuestra habilidad verbal?

En mi experiencia como terapeuta he visto mas tristezas que alegrías, mas dolores que esperanzas. Al fin y al cabo no conozco a nadie que vaya a terapia porque todo en su vida esta bien y porque es absolutamente feliz. Buscamos ayuda profesional cuando sentimos que lo hemos intentado pero no hemos podido solucionar nuestros problemas, cuando no logramos ser felices, cuando estamos cansados de sufrir.

Cuando mis pacientes me permiten entrar en su mundo interior, cuando me otorgan su confianza y me permiten ver sus corazones y compartir su dolor, puedo ver la capacidad inherente buena del ser humano, la capacidad de reponerse y alcanzar niveles mas elevados de crecimiento, la capacidad de ser felices, si ellos se lo permiten.

Lo cierto es que la felicidad es un tópico que solo recientemente ha comenzado a ser investigado de manera mas rigurosa. Anteriormente profesionales de la salud mental solían enfocarse en emociones tradicionalmente consideradas como negativas, como el miedo, la rabia, la tristeza. No es sino en las pasadas dos décadas que la llamada Psicología Positiva nos ha permitido explorar qué significa ser feliz, cuales son las características y cualidades de aquellos que se consideran felices y como podemos aprender a ser mas felices y prevenir así la depresión y otras enfermedades mentales.

Martin Seligman, PhD, fundador del movimiento de Psicología Positiva, sugiere que el bienestar y la felicidad son una combinación de sentimientos positivos, relaciones interpersonales satisfactorias, logros personales y acciones que tengan valor para el ser humano.

Jack Kornfield, Ph. D. renombrado psicólogo y líder de la Psicología Budista , explica que el sufrimiento no es el final de nuestras historias. El explica que dentro de nosotros hay un regocijo que esta al alcance de todos y podemos ser felices aunque estemos rodeados de odio, de enfermedades, de problemas y de miserias. Pero solo lo logramos, si somos capaces de ver las oportunidades escondidas dentro de las dificultades. Se puede escoger ser feliz. En medio de los obstáculos, y con los obstáculos.

Rick Hanson, Ph. D. neuropsicólogo y autor explica que por razones de supervivencia, nuestros ancestros desarrollaron circuitos cerebrales que nos predisponen a ser negativos, como una manera de prevenir ser devorados por algún depredador. A pesar de que no hay depredadores como tales en la actualidad, todavía el cerebro continua teniendo un sesgo o inclinación hacia la negatividad. Es por esto que para poder ser felices hay que constantemente combatir la tendencia de los circuitos cerebrales a pensar en negativo enfocándonos en lo positivo. El propone que nos permitamos experimentar las emociones negativas o difíciles y luego de sentirlas, dejarlas ir y suplantar estas experiencias negativas con experiencias positivas tan pronto como nos sea posible. De acuerdo con el Dr. Hanson mientras mas pensamientos y experiencias positivas acumulemos, mejor podremos contrarrestar la tendencia a la negatividad con la que nacemos.

El ser humano puede levantarse, reconstruirse, reinventarse y aprender a ser feliz, a pesar de su sufrimiento, y a pesar de sus perdidas.

Se trata de una manera diferente de ser feliz, es ser feliz hoy, con lo que se es hoy, con lo que se tiene hoy, sin por eso dejar de fijar metas y planear para el futuro pero con un disfrute diario. Sin esperar a ser feliz cuando adelgacemos, o cuando nos graduemos, o cuando tengamos el carro o la casa de nuestros sueños. Es agradecer el hoy, apreciar el hoy y disfrutar el día de hoy. Es disfrutar el viaje tanto como el destino final.