Recibir al Espíritu de la Navidad Una sencilla y común imagen de borde

Recibir al Espíritu de la Navidad

Astronómicamente el 21 de Diciembre es el Solsticio de Invierno, es decir, el día en el que el sol se encuentra a mayor distancia de la Tierra. Climatológicamente es el día en el que comienza el invierno en la mayoría de los países, pero simbólicamente es el día que te preparas para abrirle la puerta al espíritu de la Navidad.

Leyenda Nórdica

Según la leyenda, hace más de ochenta mil años un ser de una galaxia muy lejana, aterrizó un 21 de diciembre en el planeta Tierra, específicamente en la zona que actualmente se conoce como Escandinavia. Este personaje caracterizado por una contagiosa alegría, era un viajero errante que predicaba sus conocimientos, repartía regalos y bendiciones durante su recorrido. Desde entonces cada año en esta fecha las personas recuerdan a este noble personaje preparando sus hogares para la llegada del Espíritu de la Navidad.

Los rituales

En los distintos países y creencias existen diversas maneras de recibir al Espíritu de la Navidad en las casas. Algunos hacen limpieza profunda, otros se bañan con sales aromáticas, prender velas, preparan una lista de deseos o una cena especial.

Sea cual sea el ritual que practiques, debes llenarlo de significado y propósito, no son simples pasos o cuestión de magia. Se trata de darnos la oportunidad de mejorar y de ser más alegres en las fiestas.

Recibirlo con alegría

El espíritu de la Navidad  es el momento especial para limpiar nuestras casas y a nosotros mismos de todas las preocupaciones y dudas que nos ha generado el trabajo y las responsabilidades para así celebrar de la mejor manera una fecha sobre la alegría, el amor y el compartir.

La llegada del Espíritu de la Navidad es símbolo de agradecimiento por todo lo maravilloso que nos ha ocurrido durante el año que culmina y tiempo de proponerse nuevas metas y deseos de prosperidad para el año que está por comenzar.