Saborea tus momentos y vive más feliz Una sencilla y común imagen de borde

Saborea tus momentos y vive más feliz

Giancarlo Molero Escrito por: Giancarlo Molero | Fecha de publicación: 09 de February de 2018

Saborear es algo que relacionamos con la comida, el paladar y gustos culinarios.

Sin embargo, estar consciente de las experiencias positivas que nos van sucediendo de una manera más activa y vivencial es algo que, según estudios realizados por Fred Bryant en Loyola University, tiene una cantidad de beneficios psicológicos entre los cuales podemos mencionar la resolución de problemas, incremento de nuestras emociones positivas y mejoramiento de nuestra salud mental.

“Saborear” es una forma positiva de practicar “mindfulness”.

En esta entrega te sugerimos 4 maneras para “saborear” mejor los momentos y así sumar felicidad en tu vida:

– Anticipación:

Disfrutar el momento aún antes de que suceda, por ejemplo, antes de irnos de vacaciones mientras planeas el viaje, date la oportunidad de compartir con tu pareja de viaje los momentos o lugares que visitarán, lo que van a hacer en cada paso, etc. Esta forma de “saborear” no es solo buena en los eventos importantes de tu vida, sino que puedes practicarla en tu día a día en cosas tan sencillas como en la copa de vino que vas a disfrutar luego de pedirla, o en el baño de agua caliente luego de un día largo de trabajo. Imaginar y visualizar en tu mente que estás disfrutando esos momentos que aún no suceden es una excelente idea.

– Apreciación:

Abre tus ojos a las maravillas que se pasean frente a ti todos los días. Apreciar en detalle una flor, sentir la brisa mientras caminas por la calle y ver las hojas de los árboles moverse, escuchar tu música favorita tratando de descifrar el sonido de cada uno de los instrumentos que la componen son algunas de las maneras de practicar la apreciación. Este tipo de acciones tendrán un efecto favorable en tu día y ayudarán a hacerte más sensible y consciente a la vez.

– Reminiscencia:

Recordar los momentos que nos llenaron de vida y felicidad cuando el día es complicado nos ayuda a mantener una actitud positiva y disfrutar más las emociones positivas, según estudios realizados por Sonja Lyubomirsky de la Universidad de California. Imaginarte con detalle lo que viviste en el paseo por la playa, lo que sentiste en el último concierto o como disfrutaste esa cena reciente entre amigos te dará la oportunidad de optimizar cómo y cuánto sientes las emociones positivas aún en los días nublados y duros.

– Compartir:

Si bien recordar las emociones por tu cuenta es bueno, es aún mejor si las compartes con otros. Cuando celebramos las buenas noticias y los buenos momentos entre amigos estamos abriendo puertas a la generación de endorfina y dopamina, las cuales contribuyen a mejorar nuestro estado de ánimo, nivel de gozo, diversión y sensación de logro. Aprovecha cada vez que puedas y comparte una experiencia positiva, no importa si es una vivencia tuya o de alguien más.

El dinero puede comprar las cosas que tienes y permitirte sumar experiencias, pero a menos que decidas apreciar, saborear esos momentos, tu felicidad no se verá impactada. No permitas que grandes acontecimientos, ese viaje a un destino exótico, la nueva cartera o el nuevo par de zapatos, opaquen la oportunidad de disfrutar y gozar los pequeños grandes momentos como el amanecer, escuchar la lluvia caer, el olor del café y tantos otros que suceden con mucha mayor frecuencia, y que nos permiten vivir y sonreír más a menudo al apreciarlos.

Todos podemos encontrar una fuente más grande y profunda de bienestar y felicidad si nos tomamos tiempo para apreciar esos pequeños grandes momentos de nuestras vidas.

¡Sonríe más y exclama junto con nosotros #ToyFeliz!