Acciones sencillas que incrementan tu felicidad Una sencilla y común imagen de borde

Acciones sencillas que incrementan tu felicidad

¿Cuántas acciones realizamos durante el día para ser felices? Aunque no siempre estamos conscientes de esto, existen maneras que nos ayudarán a lograrlo.

A menudo estamos tan ocupados en nuestras responsabilidades que olvidamos el valor de la felicidad. Buscamos ser los mejores, nos esforzamos e intentamos demostrar que sí podemos llegar a serlo. Después de todo, pudiéramos cansarnos y hasta frustrarnos si no obtenemos el resultado que esperábamos.

Poco nos preguntamos si somos felices. Aunque suene a una pregunta cliché, pudiéramos sorprendernos de la respuesta. Si analizamos nuestra vida por un momento, dejando de lado la situación o problema actual, entenderemos que probablemente existen personas en peores condiciones que nosotros y que quizás no todo es tan imposible como creíamos.

Afortunadamente, existen esos “Pequeños placeres que nos hacen felices” y de allí podemos sacar sencillas acciones que contribuyan a mejorar nuestra calidad de vida.

  • Haz dos listas que te inspiren a seguir adelante

Una que sea para escribir “10 cosas que quieres hacer antes de morir” y otra sobre “10 motivos por los cuales tu vida ha valido la pena”. Si te toma tiempo responderla, ten paciencia, eso significa que debes trabajar en conocerte un poco más y que tienes una nueva motivación para encontrar las respuestas.

  •  Sal a tomarte un café con algún amigo

Tomar un café puede convertirse en la excusa perfecta para conversar, compartir y conocer más a esas personas especiales que rodean tu vida. ¡Hónralas! Hazlas sentir especiales y que te interesan. Y si no les gusta el café, busquen algún postre o bebida con la que puedan acompañar ese momento.

  • Imprime las fotos de los mejores momentos hasta ahora

La tecnología ha avanzado tanto que es muy fácil olvidar lo que era tener una foto en papel. No te conformes con compartir esos momentos por las redes sociales. Mantén presente un álbum que puedas palpar y ver cada vez que necesites un impulso. Siempre será importante mantener los recuerdos presentes sin importar la época.

  •  Haz algo especial por alguien

No esperes a que esa persona cumpla años para poder hacer una sorpresa, obsequiar algún regalo o simplemente hacer algo diferente. Recuerda que los momentos especiales no siempre aparecen de la nada, muchas veces tienes que buscarlos para poderlos lograr.

  • Cuando te acuerdes de alguien, házselo saber

¿Te ha pasado que recuerdas a alguien por algún momento gracioso o escena en particular? ¡Escríbele! Es una excelente excusa para retomar la comunicación con algún viejo amigo o conocido.

  • Abraza a tus padres

Los abrazos tienen un poder inexplicable porque transmiten ese calor humano que todos necesitamos. Cuando abrazas a alguien puedes darle amor, consuelo, fortaleza y paz. No olvides que tus padres lo necesitan. Muchas veces están tan ajetreados que olvidan su propia felicidad por hacerte feliz a ti. ¡Inténtalo!

  • Escribe una carta de agradecimiento

No necesitas enviársela a nadie. Es un ejercicio muy personal en donde puedes incluso fortalecer tu fe. Agradecer te hace libre y es necesario para lograr la felicidad. Puedes hacerla como relato de tu vida, tomando en cuenta cada momento de éxito y satisfacción o simplemente puedes escribir varios enunciados en donde comiences con “Yo doy gracias por…”

  • Dedícate tiempo

¡No te olvides! Tómate al menos un día al mes para ti en donde no tengas que hacer nada sino pasar tiempo contigo mismo. Aunque suene poco común es algo necesario. Cuando tienes la libertad de tu propio espacio surgen buenas ideas y pensamientos reflexivos que te ayudarán a tener paz y armonía.

  •  Sal un día sin el celular

¡Sí es posible! No todo tienes que resolver con tu celular. Tómate un tiempo sin él y olvídalo por un momento. Te sorprenderás de todo lo que no habías visto simplemente por estar con la cabeza hacia abajo mirando la pantalla de tu móvil. Este ejercicio te ayudará a ser más sociable y a apreciar más los elementos que están a tu alrededor.

  • Decide ser bueno

La vida se trata de decisiones, lo que te hace entender que no necesariamente debes tomar una cuando lo creas conveniente. Recuerda que constantemente lo estás haciendo desde el momento que te levantas de tu cama hasta que te vuelves a acostar. Así que no desestimes el hecho de mentalizar que quieres ser positivo y tener una buena vida.

  • Haz un reto de positividad

Proponte por una semana no decir nada negativo. Evita utilizar frases o involucrarte en temas que te generen malestar. Eso te ayudará a no tener que caer en comentarios pesimistas y así mejorar tu manera de expresar. Después de lograr ese tiempo, prueba extenderlo para que se haga parte de ti.